TESTIMONIO

Mi hijo nació con 30 semanas. Los 4 primeros días fue alimentado con leche de banco mientras yo era capaz de conseguir tener mi propia leche. Fueron muy duros esos 4 días: dolor, angustia, incertidumbre de si tendría leche suficiente, masajes, frío, calor en el pecho…Decidí que si mi cuerpo me lo permitía sería donante de leche seguro. Alguna madre de forma desinteresada estaba ayudando a mi hijo sin conocerlo y yo deseaba hacer lo mismo por otras familias y criaturas.